AÚN NO HAS ABRAZADO A NADIE HOY?
A QUE ESTÁS ESPERANDO?

lunes, 26 de octubre de 2009

Apagón

Ayer se fue la luz durante cerca de una hora, aunque pareció mucho más, no por pesada, porque el no tener distracciones eléctricas te hace aprovechar mejor el tiempo.
Habíamos acabado de cenar pero aún estábamos los cuatro en la mesa y de repente, flash, se fue la luz, volvió un segundo y se volvió a ir. Un apagón general en todo el pueblo
Los niños un pelín asustados, abrazados los dos a mi, mientras su papi buscaba una linterna y unas velas. Poco más tarde muchos vecinos en la puertas de sus casa, en los balcones, comprobando que todos estábamos igual.
Fue especial y me trajo muchos recuerdos de mi niñez, cuando que se fuera la luz (nadie sabe a dónde) era de lo más normalito.
Así es que nos sentamos en el sofá, con la tenue luz de las brasas de la chimenea y una vela, mamá (yo) explicó un cuento, mamá volvió a explicar otra vez el mismo cuento y antes de que insistieran en la tercera ronda me los llevé a la cama, que ya era su hora y más teniendo en cuenta el cambio horario.
Para ellos fue su primer apagón nocturno, y poco a poco se fueron acostumbrando, aunque me tuve que acostar con ellos hasta que se durmieron. Para cuando se durmieron ya volvíamos a tener electricidad: luz, nevera, TV,... Vuelta a la realidad!

4 comentarios:

X dijo...

Me suele gustar que se vaya la luz, ver la plaza a oscuras, perseguir a los incautos con la luz de mi megalinterna, estar en casa sin poder hacer nada... el problema es cuando se va tres o cuatro veces al año, cuando te impide ver un programa -y grabarlo-, o cuando se va de las diez de la noche hasta las seis de la mañana, como nos sucedió una vez hace dos años. Lo poco gusta y lo mucho cansa, ya lo dice el refrán.

Vane dijo...

viene bien de vez en cuando un apagón para aprovechar a hacer cosas que con luz no podrías!
Besitos

maba dijo...

me encantaban los apagones!!!

y cepillarnos los dientes a la luz de la vela..y "mamá, no veo, quién se llevó mi vela??"

es verdad..cuántos recuerdos

besos

Dashina dijo...

A mi me encantaba de pequeña cuando se iba la luz... Claro que eso solía pasar en invierno, quedándonos colgados por la nieve, suerte que teníamos chimenea, aunque lo de la nevera... mmmm! Pero como era niña tampoco me importaba!!!

Aunque ahora ya poco se va la luz, mi madre sigue guardando velones y pilas a capazos en un cajón.

Besos!!